Unos conserjes peculiares

El Espolón se convirtió en un museo insólito y sobre todo divertido. Que gratificante volver a teatro de calle puro y duro, a la improvisación con el público y al trabajo bien hecho. Gracias conserjes.... En este caso las fotos son de Tomás Alonso.




No hay comentarios:

Publicar un comentario